miércoles, 15 de diciembre de 2010

Experimendo por Experimeundas (II)

Otra visión, la de Gabriela Herrera, del Experimendo, en sus propias palabras, que nos comparte:


¿Qué es experimendar?

San Luis, Noviembre de 2010

“Ocupate de boxear bien… el knock out viene solo”
Dalmiro Saenz a Alfredo Casero y Alfredo a nosotros

Voy a intentar contarte qué es Experimendo, cómo se transita, cuáles son los objetivos y cuáles pueden ser los resultados.

Obviamente va a limitarse a mi mirada, cada uno lo va a tener que vivir buscando su propia experiencia.

El experimendo empieza llamando a la señorita Babusci.

Teléfono- marcar el número- reservar tu lugar … listo, ya está.

Te lanzaste por un camino del que en realidad no tenés ni idea.

Podés suponer algunas cosas, tener algunas expectativas y proyectos pero solo recorriéndolo vas a saber qué efecto tiene en vos.

Con fecha cierta in mente, la de tu viaje, ya estás experimendando, y como fue en mi caso, volvés a tu vida de todos los días con la intriga de saber que va a pasar.

¿Para que va uno al experimendo?

¿Por qué va uno al experimendo?

O simplemente:

¿Por qué me enteré de la existencia del experimendo?

Muchas preguntas, todas con respuesta, pero no de antemano.

Te tiro algunas para ir haciendo boca:

Me imagino que uno va por tantas razones como personas que se lo propongan.

A lo mejor, como fue el caso de mi grupo, para confirmar proyectos, ideas, caminos.

Para salir del paisaje de todos los días y poder conectar con uno mismo.

Para encontrar la obra de arte en tu vida.

Alfredo sabe que es especial, y tiene la humildad suficiente como para no intentar disimularlo.

Abre las puertas de su casa y de un pedazo de su vida con una generosidad que por momentos turba.

En un mundo donde el miedo es rey, el mundo de Casero aparentemente está regido por el “te doy”, por lo tanto hay que adaptar las herramientas de convivencia para compartir unos días de enormes charlas, profundas reflexiones personales y grupales y muchísimas risas para convivir con otras personas.

Aquí me detengo para contarles que aunque ante una primera mirada somos todos absolutamente diferentes, personas que difícilmente nos cruzaríamos en la vida diaria y menos que menos en una situación que se preste a la charla a vida abierta, terminas encontrando coincidencias fantásticas y sorprendentes .

Alfredo quiere cambiar el mundo, ni mas ni menos, y el camino que encontró es ir a lo profundo de cada uno, generando una revolución.

Revolución del tipo de las que, al menos a mi criterio, son las que realmente modifican las cosas, las que modifican el ADN de cada uno de nosotros para que seamos mas auténticos encontrando nuestro color, nuestra voz, nuestro sonido individual que muchos llevamos tapado por capas que nos desdibujan frente a los otros y lo que es peor frente al espejo.

Cuando experimendamos inevitablemente cambiamos y por ende cambia el mundo, cambia el paisaje, se hace mas auténtico y pasamos al concierto universal como instrumentos genuinos.

Yo cambio y todo cambia, los que están a mi alrededor cambian por lo tanto mi mundo y el mundo cambia.

“Hay que hacer lo que hay que hacer”, me parece que esa es la idea que traje conmigo, hacerme cargo de mi destino, con alegría y expansión.

Salís del mundo por unos días, y esto te permite recalibrar el afuera, recalibrándote.

Perros, muchos perros, chanchos, caballos, alfalfa y cariño, mucho cariño, ese es tu paisaje durante el experimendo.

Me llamó la atención la enorme capacidad de trabajo de Alfredo, es un laburante.

Parte del mensaje es que las cosas se consiguen con trabajo, compromiso y seriedad.

También que todo es posible si realmente lo queres y ponés la máquina a andar.

El experimendo te propone vivir tu vida como una obra de arte de tu autoría, eso implica mucha atención, dedicación y valoración personal.

Tres años, es el tiempo que Alfredo nos propone para esta reflexión, ¿por qué tres? Porque es el tiempo suficiente para que las cosas pasen.

No puedo arribar a una conclusión, supongo que porque recién llego a casa, o a lo mejor es simplemente que no la hay.

Y como toda obra de arte se completa con el efecto sobre los otros, por lo tanto tengo que andar cada día para saber si mi obra está en camino y si mi experimendo me refuerza en el camino de mi arte y de mi vida.

Texto: María Gabriela Herrera Fresco

Fotografías: Leandro Rossi

4 comentarios:

An dijo...

Divinas las palabras, solo dan mas ganas de hacerlo.

SAY dijo...

Donde puedo encontrar a la señorita Babusci?
Puedo anotarme en el experimendo para ir unos dias? solo quiero darme el gusto de conocerlo, y tratar de entenderlo en unos pocos días, si es posible.

Leo dijo...

Puta. A mi me dio la sensación de que, despues del experimendo, le debo a Alfredo el resto de mi vida y aun hoy, no se como pagar esa deuda.
Basicamente le debo el Cártago...
Mucho a amor a el, su crew y todos los experimeundas que no conocí.

Santi dijo...

Muy buenas palabras de mi compaexperimeunda Gabriela....
Abrazo grande a todos, babusci, casero, la sra, panchuco (el mejor), el perro del intendente.....